La solución para mejorar la productividad del almacén en un 40%

12/04/2022
INVESTIGACIÓN LOGÍSTICA

Incrementar la productividad de los trabajadores en un almacén no es una tarea sencilla porque existen múltiples variables que condicionan su rendimiento. Según un estudio de investigación de Ludwik Wicki, profesor de Economía de la University of Life Sciences de Varsovia (Polonia), la solución para mejorar el rendimiento de los operarios pasa por implementar un sistema de gestión de almacenes.

Un WMS ayuda a mejorar la productividad de los operarios en el almacén

Un sistema de gestión de almacenes (WMS) está diseñado para mejorar todas las operativas que tienen lugar en un almacén. Con este software, las empresas controlan y gestionan todos los procesos logísticos, desde que la mercancía llega al almacén hasta que se expide.

“Integrar soluciones informáticas en la logística conlleva una mayor fiabilidad de la comunicación y nivel de servicio, así como una rotación más rápida de las existencias. También permite incrementar la eficiencia del trabajo de los operarios, así como la productividad general”, afirma el profesor Wicki en la revista Economics and Organization of Logistics.

La investigación revela cómo la implantación de un software de gestión en un almacén conduce a un alza constante de la productividad de los operarios.

Los investigadores midieron la rentabilidad de tres almacenes donde se gestionan productos con una alta rotación durante un periodo de doce meses: tres meses antes de implementar el software y nueve meses después de su puesta en marcha. Los resultados del estudio mostraron diferencias significativas en la productividad de los operarios.

Transformar el almacén para impulsar la productividad

Cuando se instaló el software logístico para ayudar a los empleados a organizar todos los procesos del almacén, la productividad aumentó. “Después de implementar un sistema de gestión, el rendimiento de los operarios en el almacén creció un 40%”, señala Wicki.

Durante el periodo de tiempo en que se realizó el análisis, la rentabilidad de los almacenes se acrecentó mes a mes. En una de las instalaciones analizadas, el nivel de productividad se disparó en un 50% desde la implementación del software de gestión. Los datos que se desprenden de la investigación confirman que un WMS aumenta notablemente la curva de crecimiento.

Sin embargo, los resultados no fueron inmediatos. Una de las conclusiones a las que llegó el estudio es que se necesitan seis meses para que la productividad crezca un 40%. El estudio constata que un empleado requiere un periodo de seis meses de aprendizaje y que, después de ese tiempo, su nivel de productividad se estabiliza. Para facilitar la curva de aprendizaje, el profesor Wicki afirma que las compañías que implementen un WMS en sus almacenes pueden ofrecer apoyo técnico a sus operarios en las primeras etapas de funcionamiento con el fin de acelerar la adaptación al nuevo software.

Como en cualquier proceso de puesta en marcha, adecuarse a un nuevo WMS pasa por un proceso de transición: “Las empresas deben estar preparadas para el periodo de aprendizaje del nuevo sistema de gestión. Y solo, al cabo de varios meses, se consigue el rendimiento previsto, se obtienen beneficios y los usuarios del sistema logran independizarse”, sostiene Wicki.

Reorganización de la logística para un alto rendimiento

En cada uno de los almacenes estudiados, la implantación del WMS y la introducción de cambios en la distribución y organización del espacio provocó un incremento de la rentabilidad.

“El aumento de la productividad laboral es consecuencia de la aplicación de varios cambios conjuntamente con la implantación del sistema de gestión de almacenes”, señala Wicki. “El rendimiento de los trabajadores también se disparó a raíz de cambios adicionales en la distribución del espacio, la incorporación de nuevos sistemas de almacenamiento y la reorganización de los procesos internos”.

Antes de implantar el nuevo software, se reorganizaron los almacenes y se optimizó la distribución del espacio con el objeto de potenciar el rendimiento. Uno de los cambios más sustanciales fue dividir el almacén en dos zonas diferenciadas ─almacenamiento y consolidación─ en lugar de dividirlo en distintas áreas para cada grupo de productos, que era como estaba planteado antes.

En cada uno de los almacenes estudiados, la implantación del WMS provocó un incremento de la productividad

Distribución del almacén y ubicación de los productos antes y después de la implantación del WMS
Distribución del almacén y ubicación de los productos antes y después de la implantación del WMS

Otras variaciones consistieron en reorganizar las rutas de picking para multiplicar la eficacia, así como optimizar la distribución de la mercancía en el almacén según el número de picks y el nivel de demanda de los artículos.

Tras implementar el WMS, también se modificaron las operativas de consolidación y expedición de la mercancía. Los pedidos ahora se procesan digitalmente a través del WMS: basándose en un análisis de la disponibilidad y ubicación de los productos, el software genera automáticamente una lista de picking que tiene en cuenta las características y emplazamiento de la mercancía. Así, la lista de picking ayuda a rentabilizar la ruta de los preparadores de pedidos en el almacén.

Antes de implantar el WMS, los operarios tenían que localizar los productos uno a uno, lo que requería un perfecto conocimiento de la distribución de la mercancía en el almacén. "A la hora de preparar un pedido, el operario recorría 410 metros”, afirma Wicki. Gracias a la instalación del sistema de gestión, los operarios recorren menos distancias por el almacén y la ruta para completar cada pedido se reduce de forma significativa en un 59%, hasta los 170 metros por pedido. “Para completar 100 pedidos, antes de la reorganización del almacén, los empleados tenían que recorrer 41 km, distancia que se rebajó a 17 km con la implantación del software".

Aprovechar la oportunidad

La introducción de soluciones informáticas para respaldar procesos logísticos complejos se ha convertido en una necesidad. Los sistemas de gestión de almacenes son una tendencia al alza: se espera que el mercado global alcance un volumen de negocio de 6,100 millones de dólares para 2026, según un estudio de la consultora Markets and Markets.

En definitiva, las empresas que quieran elevar su productividad laboral pueden beneficiarse de la incorporación de tecnología en sus almacenes y centros de distribución. Para lograr una progresión notoria del rendimiento de los operarios, la implantación de un sistema de gestión de almacenes debe ir acompañada de la reorganización de los procesos logísticos.