Ventajas y desventajas de las electrovías, un sistema de transporte de mercancía veloz y eficaz

26/03/2018

Las electrovías son uno de los sistemas de transporte de mercancía más ágiles que se pueden instalar en un almacén. Sus ventajas principales son la alta eficacia, velocidad y flujo continuo de movimientos, al ser capaces de trasladar tarimas ininterrumpidamente durante las 24 horas del día. En el mercado se comercializan dos modelos con aplicaciones y prestaciones diferentes: las electrovías aéreas y las de suelo.

 

Una de las ventajas de las electrovías es su gran velocidad de transporte

 

Es un sistema de transporte discontinuo compuesto por carros automáticos accionados por un motor eléctrico. Estos se desplazan por un raíl electrificado en forma de “I” que puede estar, bien suspendido en el techo en el caso de las electrovías aéreas, bien fijado al pavimento del almacén para el modelo de suelo. Su misión es la de transferir las tarimas entre las diferentes estaciones ubicadas a lo largo de su recorrido.

Las electrovías sustituyen a los transportadores de rodillos o cadenas –si bien también pueden combinarse con ellos– cuando se necesita construir circuitos de media o gran longitud o cuando se requiere un transporte rápido entre distintas estaciones de carga y descarga. Asimismo, los transportadores en sus diferentes versiones son los elementos de conexión que conforman las estaciones de carga y descarga.

El número máximo de tarimas en movimiento está limitado por el número de carros existentes. Sin embargo, se pueden añadir posiciones de acúmulo con transportadores en zonas específicas del circuito.

Los carros –que incorporan cadenas o rodillos– pueden trasladar productos de distintos tamaños, pesos y soportes (ya sean tarimas o contenedores). Es un sistema de transporte válido para europalets (800 x 1.200 mm), tarimas de 1.000/1.200 x 1.200 mm y medios palets (600 x 800 mm).

 

El circuito de las electrovías es modificable de acuerdo con la distribución del espacio

 

Ventajas de las electrovías

La utilización de las electrovías está muy extendida en almacenes y centros de producción debido a las numerosas ventajas que ofrece:

  • Transporte autónomo e inteligente: los carros funcionan de forma individual, trasladando la mercancía entre un punto de origen y otro de destino. La sincronización entre carros contiguos es permanente, cada uno de ellos se comunica con el carro que tiene delante y detrás a través del programa de control.
  • Gran velocidad de transporte: los carros se desplazan a una velocidad máxima de 120 m/min sin carga o 100 m/m transportando una carga de 1.000 kg. Este sistema es mucho más rápido que los transportadores de cadenas y rodillos (cuya velocidad no suele superar los 20 m/min). Además, el tiempo necesario para recoger o depositar las tarimas en las distintas estaciones es mínimo. Esta ventaja hace que las electrovías sean utilizadas especialmente para comunicar largas distancias.
  • Circuito configurable: se ajusta a la distribución del espacio o a las características del edificio y se compone de tramos rectos, curvos, cruces o líneas paralelas. Es posible diseñar una infinidad de circuitos personalizados, capaces de conectar distintas zonas del almacén, almacenes distintos, el mismo almacén con producción o incluso edificios separados entre sí por un túnel (en este caso, con las electrovías circulando por el interior) e, incluso, incluir zonas de aparcamiento y de mantenimiento. Resulta un sistema de transporte muy versátil y adecuado en aquellas plantas que prevean modificaciones en su diseño o futuras ampliaciones.
  • Sistema modificable: el circuito se puede rediseñar en cualquier momento e incorporar nuevas estaciones de carga o descarga si las necesidades así lo requieren. Asimismo, el número de carros que se halla en movimiento dentro del circuito es variable y se ajusta a la cantidad de tarimas que hay que mover, pudiendo incrementarse en función del crecimiento de la empresa. Los circuitos pueden disponer de una zona de aparcamiento, donde los carros permanecen a la espera hasta ser utilizados.
  • Fácil mantenimiento y fiabilidad: fuera del circuito se encuentra el área de mantenimiento. Allí se dirigen los carros que precisen alguna intervención o reparación. Pese a su retirada del circuito, el sistema sigue funcionando con normalidad.
  • Mayor facilidad de limpieza: especialmente en el modelo de las electrovías aéreas, el hecho de que el suelo esté libre de obstáculos facilita mucho las labores de limpieza.
  • Sistema económico: los carros se ponen en funcionamiento únicamente cuando son necesarios (bien cuando deben trasladar la mercancía hasta un punto, bien cuando están vacíos y deben regresar al puesto de espera, bien para dirigirse hasta la siguiente estación, etc.). Al no necesitar que todos los carros del circuito se muevan permanentemente, se optimiza el consumo energético y, a su vez, se evita el desgaste de los componentes, lo que disminuye las labores de mantenimiento.

 

Los carros se ponen en funcionamiento cuando sean necesarios.

 

Sistema de control

Para el correcto funcionamiento de las electrovías, es imprescindible la implementación de un potente software de control conectado al software de gestión de almacenes (SGA).

Los carros están dotados de un equipo de control conectado al equipo central del almacén de forma inalámbrica. Este último es el encargado de dar las órdenes a los carros e indicarles qué camino deben seguir hasta llegar a su punto de destino. El recorrido está determinado en función de reglas y parámetros que optimizan los movimientos de las electrovías y definen el camino más corto.

A lo largo del circuito es posible instalar cambios, desvíos y atajos con los que generar caminos secundarios para evitar que los carros tengan que recorrer el circuito completo para dirigirse hasta las distintas estaciones.

El sistema de control evalúa el tráfico de carros y las necesidades de carga y descarga en cada punto del circuito en tiempo real. De este modo, puede asignar tareas para que los carros carguen y descarguen la mercancía y se evite la posible creación de cuellos de botella.

Por otra parte, el sistema de control está preparado para racionalizar la utilización de la energía eléctrica y gestionar la aceleración y la frenada de los carros, lo que favorece un desplazamiento suave y con un bajo nivel sonoro.

 

Las electrovías están dirigidas por un software de control conectado con el SGA

 

Dos modelos de electrovías

Existen dos tipos de electrovías: las aéreas y las de suelo. Sus componentes, montaje y puesta en marcha son muy similares. No obstante, tanto sus aplicaciones como ventajas son distintas.

La elección del modelo que se instalará depende de diferentes variables, como las necesidades de transporte que haya que cubrir, la operativa planteada por la empresa o las características de la carga, entre otras.

Electrovías aéreas

Son las más conocidas del mercado. Se trata de un sistema de transporte de tarimas con carros de traslación autónomos autopropulsados que están suspendidos de un raíl de aluminio. Este raíl pende del techo del edificio o de una estructura elevada.

El raíl tiene la resistencia suficiente para soportar los carros con la carga y, además, cumple una doble función: por un lado, constituye el camino por el que circulan los carros y les guía en su recorrido y, por el otro, alberga los conductores de cobre que suministran la potencia eléctrica a los carros, así como los dispositivos para conocer su posición en el circuito.

La mayor ventaja de este sistema es que el suelo queda libre de obstáculos, permitiendo el paso puntual de otros equipos de manutención.

Esta particularidad convierte a este sistema en idóneo en los siguientes casos:

  • Almacenes cuyo suelo tenga poca resistencia o una deficiente nivelación.
  • Instalaciones en las que deban salvarse pequeños desniveles con una pendiente de hasta el 3%.
  • Zonas que requieran una limpieza constante (como en almacenes del sector de la alimentación).
  • Cámaras que trabajen a bajas temperaturas (congelación).

 

Dos modelos de electrovías: las aéreas y las de suelo

 

Electrovías de suelo

Estas electrovías, cuyos carriles están apoyados en el suelo, son las más apropiadas en los circuitos de medianas dimensiones. Su implementación es muy sencilla, tan solo debe verificarse que el suelo esté bien nivelado y tenga la resistencia adecuada para fijar las guías.

Es un modelo especialmente indicado para realizar recirculados que conecten las entradas y salidas de un almacén automático con los puestos de picking o las salidas a expediciones.

Las electrovías de suelo ofrecen las mismas ventajas que las aéreas, con la única salvedad de que el suelo no queda libre para el paso de los equipos de manutención. Además, al no llevar estructuras auxiliares, el circuito se puede modificar con facilidad.

 

Datos técnicos de los dos modelos de electrovías
Carga máxima hasta 1.500 kg
Tipo de tarima (2) 800 x 600 mm
800 x 1.200 mm
1.000 x 1.200 mm
1.200 x 1.200 mm
Velocidad con carga hasta 100 m/min
Velocidad sin carga hasta 120 m/min
Aceleración de traslación hasta 0,7 m/s2
Motorización Lenze/SEW
Rango de temperaturas +40 ºC a -30 ºC
Transportador embarcado rodillos/cadenas
Posicionamiento BPS (código de barras)
Sistema de comunicación wifi