Contenedores de almacén

Los contenedores son un tipo de soporte para la manipulación y almacenaje de la mercancía, con la que forman una unidad de carga. Su forma permite que los productos se alojen en su interior y queden protegidos de los posibles golpes en el transporte.

Suelen utilizarse contenedores con las mismas medidas que la tarima europea, para posibilitar su transporte con el mismo tipo de montacargas elevadores, así como su ubicación en cualquier tipo de sistema de almacenaje.

También existen otro tipo de contenedores con diferentes medidas para usos específicos. Además, e igual que ocurre con las tarimas, pueden fabricarse con tres tipos de materiales distintos, que resuelven necesidades concretas. Los principales tipos de contenedores, en función del material de fabricación, son los siguientes:

  • Contenedores de madera: suelen construirse sobre una base formada por un europalet de madera, por lo que pueden utilizarse tanto para el transporte como para el almacenaje en racks.
  • Contenedores de plástico: cuando se construyen sobre la base de un europalet de plástico, cumplen las mismas funciones y están especialmente recomendados para el sector de la alimentación.
  • Contenedores metálicos: por su resistencia, están especialmente indicados para el transporte de mercancía delicada. Para su almacenaje en racks selectivos es necesario colocar soportes específicos.

Por último, hay otro tipo de contenedor para el transporte de productos pequeños, que son las cajas de plástico. Para facilitar su manipulación suelen colocarse sobre tarimas, por lo que sus medidas son submúltiplos de la tarima europea, siendo las más utilizadas las cajas Eurobox de 600 x 400 mm. 

Contenedor de plástico

  • Las cajas Eurobox

    Las cajas eurobox tienen medidas submúltiplo del europalet y sirven para contener productos pequeños o con poca estabilidad.

  • Contenedores de plástico

    Suelen fabricarse con la misma base que las tarimas de plástico. Esta base puede coincidir o no con las medidas del europalet.

  • Contenedores metálicos

    Se fabrican en diversos acabados y medidas que los hacen más o menos recomendables para determinados sistemas de almacenaje.

  • Contenedores de madera

    Están formados por un europalet de madera sobre el que se colocan dos o más laterales de malla metálica o de madera.