Aplicaciones de la inteligencia artificial en logística: más automatización para una mayor eficiencia

23 julio 2019

La aplicación de la inteligencia artificial en logística ha posibilitado un cambio radical en el sistema de trabajo en la cadena de suministro. Gracias a la IA, las empresas han pasado de un esquema reactivo, en el que las operaciones logísticas se adaptaban a las variaciones de la demanda, a otro proactivo, en el que los gestores prevén el comportamiento del mercado y adaptan sus recursos en consecuencia. De este modo, se produce una mejora de la eficiencia y un aumento de la rentabilidad.

Pero, ¿cómo funciona exactamente la inteligencia artificial? ¿En qué operaciones del almacén resulta más útil? Te damos todas las respuestas en este artículo.

Inteligencia artificial: del algoritmo al Machine Learning

La inteligencia artificial confiere a los sistemas la capacidad para tomar decisiones de manera inteligente y ejecutar operaciones automatizadas sin que exista intervención humana alguna. Se basa en una combinación de tres elementos:

  • Algoritmos, secuencias ordenadas de operaciones que se aplican para llevar a cabo una tarea de forma óptima en función de las condiciones reinantes.
  • Software, que dicta las instrucciones precisas para la ejecución de cada una de las tareas por parte del hardware.
  • Machine Learning, es decir, desarrollos que permiten que las propias máquinas, apoyándose en el histórico registrado y en la repetición de operaciones, aprendan y mejoren los procesos por sí mismas de manera paulatina.

Aplicaciones de la inteligencia artificial en logística

Las aplicaciones de la inteligencia artificial en logística se encuentran aún en desarrollo, con vistas a que alcancen su máximo potencial dentro de unos años. Sin embargo, existen algunas que ya se están asentando en el sector:

1. Predicción de tendencias de consumo

La inteligencia artificial hace uso del big data para fines logísticos: cruza información interna como históricos de ventas con datos extraídos de foros, redes sociales u otras fuentes de Internet. De este modo, es capaz de emitir deducciones sobre la intención de consumo de los usuarios y prever el comportamiento de la demanda. Esto sirve para poner en marcha la logística anticipatoria y prevenir roturas de stock o evitar almacenar mercancías en exceso. Se mitiga, entonces, el despilfarro de recursos.

2. Automatización del traslado de productos en el almacén

Una de los máximos exponentes de la inteligencia artificial en logística son los almacenes automatizados. En ellos se combinan dos sistemas fundamentales: la robótica aplicada al almacén y el software de gestión. Unidos, llevan a cabo operaciones de transporte y colocación de productos de manera autónoma.

Este trabajo compartido genera unos patrones a lo largo del tiempo que son continuamente analizados. De esta forma, la inteligencia artificial les ayuda a asignar el recurso idóneo a cada una de las tareas que vayan surgiendo, así como a adaptar sus movimientos en caso de variaciones en el circuito.

Sistema de Pallet Shuttle automático, ejemplo de la aplicación de la inteligencia artificial en logística
Sistema de Pallet Shuttle automático, ejemplo de la aplicación de la inteligencia artificial en logística

3. Selección de las rutas de transporte y los desplazamientos más eficientes

La coordinación del transporte logístico es más sencilla con IA y adopta dos vertientes:

  • La gestión de desplazamientos intralogísticos: el software de gestión del almacén guarda una radiografía digital de las instalaciones de la empresa y registra todos los movimientos. Procesa estos datos y organiza los desplazamientos de mercancías tanto si estos los realizan robots o sistemas automáticos como operarios ayudados de equipos de manutención.
  • La gestión de flotas de transporte de mercancías: la inteligencia artificial interpreta e incorpora a los sistemas locales la información actualizada del tráfico. Con esta, el software traza las rutas más adecuadas para la entrega de las distintas mercancías, y corrige los itinerarios en tiempo real en caso de que surjan incidencias.

4. Mayor control de la información en la cadena de suministro

La automatización de procesos en la cadena de suministro mejorada con la presencia de la inteligencia artificial abre la puerta al mantenimiento de inventarios en tiempo real, a la emisión de órdenes de abastecimiento instantáneas o al seguimiento preciso de los pedidos. Los softwares de gestión de almacenes, como Easy WMS de Mecalux, facilitan la programación de todas estas acciones en el día a día del almacén.

Además, la integración de datos y la mejora de los sistemas de trazabilidad permite responder a la necesidad de saber del usuario. Por ejemplo, la pregunta habitual de dónde se encuentra el paquete adquirido en un e-commerce se puede resolver de manera rápida y eficaz con la implementación de chatbots dotados de inteligencia artificial.

Ventajas del uso de la inteligencia artificial en logística

Gracias a la inteligencia artificial en logística, el riesgo de error se reduce y, por tanto, la cadena de suministro funciona con más precisión, se producen menos ineficiencias y la mayoría de las operaciones repetitivas quedan en manos de sistemas automáticos que aprenden con el tiempo, para dejar los procesos creativos y la toma de las decisiones estratégicas en manos de las personas.