Cuando aplicar el wave picking o picking por olas

10 julio 2019

El wave picking o picking por olas es una forma de organizar la preparación de pedidos en el almacén. A grandes rasgos, consiste en:

1. Agrupar los pedidos en función de criterios logísticos como las rutas de reparto o la prioridad del envío.

2. Asignar cada ola a un operario que recogerá todos los productos en un mismo recorrido en un periodo de tiempo determinado (cada oleada suele tener una duración de entre 1 y 4 horas, pero es algo que dependerá mucho de los flujos que se manejen en cada almacén).

3. Terminar de preparar los pedidos en una zona exclusiva donde se empaquetan, consolidan y ordenan para su despacho.

Dentro de la organización del wave picking, también pueden reservarse franjas horarias para realizar el reabastecimiento de los racks de picking.

¿Cómo funciona el wave picking o picking por oleadas?

El picking por oleadas es uno de los métodos de preparación de pedidos más eficaces si se desarrolla de forma asistida por un software de gestión de almacén (WMS). Por un lado, el wave picking suele ser una combinación de los principios básicos de las siguientes metodologías:

  • Picking por lotes o batch picking: se recopilan los grupos de pedidos en función de la prioridad del envío, la ruta de transporte y/o el cliente, el número de pedidos, de su composición y de la carga de trabajo de cada operario.
  • Picking por zonas: se distribuyen los grupos de pedidos teniendo en cuenta simplemente su ubicación en el almacén, de manera que se optimicen las rutas y se eviten aglomeraciones o un tráfico excesivo en los pasillos del almacén.

Dependiendo de los equipos de manutención con que cuente el almacén, se pueden usar:

  • Carros, roll container o montacargas order pickers, donde se depositan inicialmente los productos. Posteriormente, se trasladan a otra zona donde se organizan.
  • Carritos con apartados donde ya se van clasificando los productos sobre la marcha y así se reducen las operaciones de consolidación.

Tras realizar una oleada, los productos agrupados se llevan a una zona de preparación de pedidos donde se clasifican (salvo que se haya hecho ya en el carrito) y empaquetan. En el siguiente diagrama se puede ver de forma gráfica el característico reparto entre grupos de pedidos y zonas del wave picking:

El diagrama presenta el proceso típico del <em>wave picking</em> o picking por olas
El diagrama presenta el proceso típico del wave picking o picking por olas

Por otro lado, en el plano temporal, al utilizar un WMS, la duración de cada ola la establece el sistema de forma automática. El sistema calcula los rangos de tiempo que se tarda en ejecutar cada tarea y reservar tiempo dedicado a otro tipo de operativas como el montaje de kits, montaje de tarimas, empaquetado de la mercancía, reabastecimiento de los racks… No hay que olvidar que el sistema de gestión de almacenes contiene una radiografía digital del layout del almacén.

La organización de las oleadas del wave picking suelen ser estáticas (no se admiten cambios una vez iniciada la ola, es la gran diferencia con el waveless picking) y se ordenan al inicio del día o de cada turno de trabajo. Si tomamos un ejemplo sencillo de wave picking, se representaría de esta forma:

El diagrama muestra el reparto de las oleadas de trabajo con el método wave picking
El diagrama muestra el reparto de las oleadas de trabajo con el método wave picking

¿Cuándo aplicar el wave picking o picking por oleadas?

Es recomendable aplicar el picking por olas:

  • Si el almacén cuenta con un WMS o software de gestión de almacenes. Debido a la complejidad en la ordenación de las líneas pedidos y su reparto entre los operarios, hacerlo de manera manual es prácticamente imposible. El SGA asegura que no se cometan errores en la organización de tareas y en la ejecución de cada fase del picking.
  • Si el método de picking es hombre-producto, el almacén es extenso y los productos son de fácil acceso.
  • Si el almacén cuenta con muchas referencias y, sobre todo, si son de carga ligera (es donde más claramente se produce una mejora en la productividad global).
  • Se trata de un método que para algunos almacenes puede no ser suficiente por el dinamismo con que operan. Por ello, antes de decantarse por él hay que estudiar la naturaleza de la demanda y ver si la fórmula con oleadas permite responder con eficacia o es más apropiado optar por alternativas más flexibles como el waveless picking.

Ventajas de realizar picking por olas con un WMS:

Un sistema de gestión de almacén se encarga de las siguientes tareas de wave picking:

  • Optimiza la ordenación de cada línea de pedido (conjunto de pedidos que preparar durante una oleada) teniendo en cuenta una enorme variedad de criterios logísticos.
  • Asigna las olas de forma equilibrada entre los operarios para conseguir que las tareas sean finalizadas en el tiempo previsto (tiene en cuenta la carga de trabajo individual de cada uno).
  • Mejora la capacidad de reacción ante imprevistos: el WMS vigila todos los procesos y detecta complicaciones, informando de ello al responsable del almacén para que pueda tomar decisiones rápidas y reasignar el trabajo con facilidad.
  • Monitoriza en tiempo real el desarrollo de todas las operaciones para ver que se está cumpliendo la planificación del día.

Al tratarse de un método de preparación de pedidos muy adaptable, es importante ajustar el WMS a los tiempos, los equipos y las variables logísticas de cada almacén particular. La personalización del software es clave para que el wave picking se desarrolle con éxito. Si quieres conocer cómo funciona nuestro sistema de gestión de almacenes Easy WMS, no dudes en contactar con nosotros y te explicaremos con detalle sus funcionalidades.