Consolidación de carga: agrupar envíos para facilitar el transporte

13 abril 2022

La consolidación de carga es un proceso logístico que consiste en agrupar envíos para disminuir costos de transporte y optimizar la distribución de mercancías.

En un entorno cada vez más globalizado, el número de envíos desde el almacén hacia otros centros logísticos se ha multiplicado, incrementando la complejidad de las operativas que tienen lugar en la instalación, en particular, en el proceso de despacho de mercancías. La consolidación de carga en la cadena de suministro permite aunar diferentes pedidos que comparten un mismo destino o ruta con el fin de aprovechar mejor los recursos logísticos.

¿En qué consiste la consolidación de carga?

La consolidación de carga es una operativa logística en la que múltiples pedidos individuales se agrupan en un único cargamento para consolidar una unidad de transporte mayor y así evitar envíos fragmentados. Gracias a este proceso logístico, las empresas pueden maximizar el espacio de carga y rebajar los costos de distribución de la mercancía.

En el proceso de consolidación, los envíos se agrupan y comparten un mismo destino o ruta de distribución, lo que limita los costos de transporte al emplear un solo contenedor, camión o avión ―consolidación marítima, terrestre o aérea, respectivamente―.

La consolidación de la carga puede englobar pedidos de proveedores diferentes que comparten espacio para optimizar costos, así como envíos de una sola compañía en función de la estrategia de producción, aprovisionamiento o distribución.

A diferencia de los pedidos donde un proveedor cuenta con mercancía suficiente para llenar una carga de camión completa, los envíos consolidados dividen el espacio de almacenamiento del camión entre las cargas parciales de los proveedores.

El proceso de consolidación de carga conlleva una operativa adicional cuando los productos llegan a su destino: el almacén que recibe el envío ha de desconsolidar la unidad de carga, es decir, separar la mercancía y organizarla para su entrega final.

La consolidación de carga resulta de especial interés para las agencias de transporte (o carriers), que se apoyan en este proceso para disminuir costos y emisiones de CO2 en la distribución de mercancía. Así lo confirma el estudio The impacts of freight consolidation and truck sharing on freight mobility, liderado por la Universidad Estatal de Oklahoma, que constata cómo la implementación de estrategias de consolidación eficaces puede contribuir a “aumentar la eficiencia del sector del transporte por carretera y a reducir la cantidad de emisiones”.

La consolidación de la carga consiste en unir diferentes pedidos pequeños para crear una unidad de transporte de mayor tamaño
La consolidación de la carga consiste en unir diferentes pedidos pequeños para crear una unidad de transporte de mayor tamaño

Fases de la consolidación de carga

La consolidación de la carga en los centros de distribución no solo cumple el objetivo de poner freno a los costos de transporte, sino también de almacenamiento. En función del layout y de la secuenciación de procesos en el almacén, las estaciones de consolidación pueden ubicarse en diferentes áreas de la instalación, usualmente junto a la zona de almacenamiento y preparación de pedidos.

La consolidación de carga se estructura, por regla general, en 5 fases:

  1. Recepción del stock: los operarios reciben la mercancía de uno o más proveedores, junto con la documentación para expedir los pedidos.
  2. Almacenamiento de los productos: la mercancía se almacena temporalmente hasta contar con la cantidad de stock necesaria para consolidar la carga y expedir el envío.
  3. Gestión del producto: el stock ha de superar unos procesos de pesado, envasado y empacado, entre otros, para facilitar su distribución.
  4. Agrupación en un solo pedido: en esta fase de consolidación, los operarios recogen todos los productos con un mismo destino y los consolidan en un solo envío. También preparan la documentación precisa para evitar errores administrativos durante esta operativa.
  5. Envío del pedido consolidado: una vez agrupados los pedidos en una única unidad de transporte, la mercancía se carga en un vehículo y se envía hacia su destinatario final.
La operativa de consolidación de carga se divide en etapas como la recepción de stock, el picking o la carga de camión
La operativa de consolidación de carga se divide en etapas como la recepción de stock, el picking o la carga de camión

El progresivo aumento del volumen de pedidos que se expiden desde los centros de distribución ha llevado a muchas compañías a digitalizar la gestión del proceso de consolidación de carga para optimizar los costos y desplazamientos de la mercancía. Un sistema de gestión de almacenes garantiza la comunicación constante entre el almacén y los distintos proveedores, además de controlar el stock en tiempo real.

Ventajas (y riesgos) de la consolidación de carga

La consolidación de carga es una operativa logística que promueve la optimización de los recursos en las etapas de expedición y envío de mercancía a centros de distribución o a otras instalaciones logísticas:

  • Descenso de los costos de envío. La carga completa del camión recorta el costo de envío por pedido, dado que los proveedores se dividen proporcionalmente el importe del envío. Esta ventaja es sumamente importante para las empresas e-commerce, que tienen que garantizar entregas rápidas y económicas para mantenerse competitivas.
  • Incremento en la seguridad de la mercancía. La carga correctamente consolidada rebaja la posibilidad de sufrir daños derivados de golpes o caídas durante el transporte y la manipulación de mercancía, al agrupar las diferentes cargas en unidades de mayor tamaño.
  • Gestión eficiente de los andenes de carga. La agrupación de mercancía reduce el número de camiones en el patio del almacén, limitando los atascos y retrasos en esta zona de la instalación.
  • Menor impacto medioambiental. La consolidación de la carga optimiza el empleo de vehículos de transporte, y de rebote, se minimizan las cargas de camiones incompletas, moderando el número de vehículos en ruta.
Las tareas de consolidación de la carga pueden automatizarse con la implementación de un sistema de gestión de almacenes
Las tareas de consolidación de la carga pueden automatizarse con la implementación de un sistema de gestión de almacenes

No obstante, implementar una fase de consolidación y desconsolidación de carga en la cadena de suministro conlleva algunos riesgos. Cualquier retraso en el proceso de consolidación ―o desconsolidación― puede demorar el envío de los productos, repercutiendo negativamente en el servicio logístico al cliente final.

Además, el proceso de consolidación de carga requiere una comunicación fluida entre transportistas, operadores logísticos y compañías que participan en esta operativa. Establecer un proceso de planificación es clave para asegurar su buen funcionamiento.

Consolidación de carga: optimizar espacio, tiempo y recursos

El proceso de consolidación de carga es una etapa clave en la logística de las compañías, porque reduce el número de desplazamientos y posibilita una logística sostenible, limitando el impacto de la organización en el medio ambiente.

La consolidación de carga, muy habitual en operadores logísticos, facilita los envíos combinados, que pueden proceder de uno o varios proveedores. Este proceso logístico depende de la estrategia de producción, aprovisionamiento o distribución de cada compañía.

Si estás interesado en optimizar tus procesos de consolidación de carga, no dudes en contactar con nosotros. Un consultor experto te ofrecerá una solución acorde a tus necesidades.